Con esto, y más

"Y ahora, mientras pueda, me sostengo con ambas manos, por que siempre creeré que no hay nada que necesite, excepto a ti"

jueves, 10 de mayo de 2012

¿Alguna vez has tenido miedo?


En muchas ocasiones el miedo se me viene encima. Se apodera de mí. Dejo de ser yo para convertirme en alguien insegura, que es incapaz de pensar porque sabe lo que se le viene encima. No es miedo a perder a mis amigos, es miedo a creer que algún día puedan olvidar lo que fui hoy. No es el miedo a apartarme de cierta gente, es el miedo a quedarme sola. No es la preocupación de olvidar el pasado, es miedo a olvidar lo que me dé pie a seguir adelante. No es miedo a que me hagan daño, es miedo a las cicatrices del mañana. ¿Qué? De miedos hay muchos, ¿eh? Y parece que la mayoría se apoderan de ti cuando peor estás. Te persiguen y te acosan. ¿Parece que últimamente nada te sale bien? En efecto. Estás en un bucle  del que tu cabeza no te deja salir. Una puta mierda. Aquí no valen familias ni medios amigos. Ni tampoco la gente que te apoya. Aquí estás tú, sola, en tu cabeza. Sin salidas. ¿Pero sabes qué dicen? Que el miedo vive a base de tu dolor. Que cuando dejes de preocuparte de las consecuencias, empezarás a verlo todo de diferente manera. Que aunque tires pintura blanca en una pared negra, no conseguirás a la primera que se vuelva blanca, pero puedes conformarte, de momento, con que sea gris. ¿Y qué más da como acabemos hoy? Si total, no podemos escapar de nuestro destino. Toda agua, nace en la montaña, vive en el río y muere en el mar. ¿Y sabes qué más? Que el que se piensa las cosas dos veces, acaba haciendo nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario