Con esto, y más

"Y ahora, mientras pueda, me sostengo con ambas manos, por que siempre creeré que no hay nada que necesite, excepto a ti"

lunes, 7 de mayo de 2012

Que he cambiado? Pues si, he cambiado más o menos, un mundo y medio. Me he vuelto una extrovertida, y a veces incluso atrevida. Hablo todo lo que puedo y me río aún más, ¿habéis escuchado eso de que reír alarga la vida? Pues yo quiero ser inmortal. Se me siguen atragantando los sentimientos, pero he conseguido aprender a expresarme de un forma más o menos decente. Dejé las mentiras piadosas para convertirme en la sinceridad en persona. La autoestima sigue donde estaba, pero ahora pienso que no soy tan buena como todo el mundo cree. Al menos, ahora solo me muero de vergüenza en determinadas ocasiones, lo demás lo llevo bien; y el único miedo que conservo es al de quedarme sola. Sigo rindiéndome con facilidad aunque ahora me molesto en disimular y, a veces, incluso soy capaz de luchar por algo... si de verdad me importa. También he descubierto que la bondad mundial es un chiste, y la gente no hace más que decepcionarme. He viajado, he visto un montón de cosas, conozco a muchísima gente... y me importa muy poca. Tengo la sensación de que el número de personas que realmente saben quién soy es inversamente proporcional a mis deseos de que a todo el mundo le guste lo que ve. Y sí, sigo siendo igual de perfeccionista, y nunca me parecerá que doy lo suficiente de mí misma. Sigue dándome pánico hacer el ridículo, pero cuido cada uno de los pasos que doy para que eso no suceda. Hace mucho que no me quedo con ganas de hacer nada... y jamás me arrepentiré de algo que haya hecho. Vivo con la presión constante de hacer de mi existencia algo genial que valga la pena. Y ni siquiera sé si yo valgo la pena.

fotografía: Anna y Marta

No hay comentarios:

Publicar un comentario