Con esto, y más

"Y ahora, mientras pueda, me sostengo con ambas manos, por que siempre creeré que no hay nada que necesite, excepto a ti"

viernes, 30 de marzo de 2012

Feliz cumpleaños Marta.

Era de esperar, ¿no? Yo haciéndote un texto el día de tu cumpleaños, que raro. Bueno, mi intención es no enrollarme mucho, pero sabes que es bastante imposible. Primeramente quería desearte un feliz cumpleaños, como muchos harán o ya habrán hecho hoy. También quería agradecerte todo lo que haces por mí. Sí, la mayoría de veces que me preguntas “¿Te pasa algo?” la respuesta real es un sí, y ambas sabemos que por muchos no que te diga, sabrás que no es verdad; pero aún y así, tu reacción es buena, porque consigues cambiar de tema, contarme la gilipollez más grande del planeta y hacerme reír. Me encanta tu forma de ser, esa manía tuya de rellenarme las páginas de mi agenda de corazones seguida de la palabra caca o alguna persona que no me cae bien. Es increíble como he depositado toda mi cofinancia en alguien, con la intención de que me quiera tal y como soy; y realmente, tú has sido ese alguien. Me he dado cuenta, de que hay cosas que solo las podré hablar contigo y con nadie más, porque las reacciones de otros, me importan tres putas mierdas. Gracias por enseñarme a no saber estudiar y a que se me quite el miedo de hacer tonterías delante de alguien. Gracias por decirme las cosas como son, cuando, donde o como sea. Te agradezco todos esos días que te pasas cortándome las doscientas mil de mis puntas abiertas. Ya lo decíamos, “juntas para siempre” y puedes comprobar que seguimos aquí. Gracias por decirme todas las tablas de multiplicar, y no te preocupes, te ayudaré siempre que pueda a las cosas que no entiendas. Te pido perdón por las veces que he sido una completa imbécil y me encierro en mi orgullo. Perdón por ser una inútil dando consejos y perdón por si alguna vez te he hecho sentir mal con alguno de mis comentarios. Lo siento por ser una llorona; supongo que será porque soy una puta dramática. Perdón por haber pasado un tiempo alejada de ti. Pero ten en cuenta que siempre recordaré esos bailes de webcam y nuestras retrasadeces mentales haciéndonos fotos con diez años. También, siempre me acordaré de ese don que tienes para ponerme nerviosa en los exámenes y tu manera de reír como un cerdito. Y por mucho que te lo niegue, me alegra el día que respondas a todos mis putos twitts. Quiero recordar siempre esas veces que conseguíamos algo y chocábamos las manos en el aire, con la atenta mirada de gente que ya no vale la pena. Gracias por reírte de mi deficiencia mental y recordarme que todo no se puede tener. Gracias Marta, por hacer de mi infancia algo sostenible. Gracias por sacarme adelante durante cada minuto. Gracias por demostrarme que aún queda gente a las que les puede llamar personas y tienen buen corazón. Gracias por escucharme y hacerme mejorar como persona. Pero sobretodo Marta, gracias por existir y haber entado en mi vida. Ten por seguro, por mi parte, de que tú y tu recuerdo, nunca saldréis. Y recuerda, por muchas veces que te lo niegue o te diga lo contrario… Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario